Blogia
Aguadamitierra

Amor y más amor, que nunca dice basta

Amor y más amor, que nunca dice basta

El amor es el más noble de los sentimientos, tiene la capacidad de aceptar, comprender  y perdonar. Se aloja de manera súbita en el corazón y traspasa sigiloso las fronteras de los años con entera libertad. Cual niño travieso sorprende y disfruta cuando logra sembrarse bien hondo en lo profundo del alma.

Las vivencias son muchas, pero llega a mi recuerdo Daniel, un pequeño de 5 años, quien sintió en lo más profundo de su ser el toque mágico del amor cuando pintó muchos corazones para regalarlos a Suset, su amiga preferida. Entonces recordé a Martí quien ciertamente dijo: “Pero nunca es un niño más bello que cuando trae en sus manecitas de hombre fuerte una flor para su amiga”. ¡Con cuanta pureza se manifiesta en ellos este sentimiento!. ¡Que inocente es el amor que experimentan!. Y es que desde que un ser humano divisa por vez primera la luz del mundo, comienza a conocer al amor, cuando su Madre le acuna en su regazo con tiernas palabras.

Cuan dulce es también es también el amor de los abuelos!, ellos destilan la miel de su cariño para esas personitas que mágicamente irrumpen en la calma del hogar y a quienes se entregan con infinita paciencia.

También hay verdadero amor en el cuidado que ponen los hijos al atender a sus padres ya ancianos; ahí se salda la deuda pendiente de cuando todo era al revés.

Siempre hace bien amar, no lo olvide. Aproveche cada día, cada minuto de su vida para decir cuánto quiere a las personas que le rodean, mire que si lo deja para luego puede ser demasiado tarde.

Ame intensamente y no se detenga a pensar si es o no recíproca la entrega, porque al final usted habrá tenido el inmenso privilegio de dar amor, mucho amor y nunca haber dicho basta.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

ivania -

Muy hermoso,y cuan cierto es k no hay nada mejor k dar amor sin esperar nada.un saludo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres